Sobre la técnica literaria y el alma de la historia

Cuando te preocupas más por la técnica literaria que por el alma de la historia, pierdes tú, pierde el lector. La perfección mayúscula te puede hacer olvidar que estabas ahí, frente al papel, para algo más que para escribir frases gramaticalmente perfectas. Transmite luz, aunque tu técnica sea pobre. La luz siempre es perfecta, como tú. Lo demás es un adorno de nuestro absurdo ego literario. Cuántas historias bellas se han perdido por el miedo a ser juzgado…

Anuncios